Combatiendo La Ansiedad A Través De Las Artes Marciales

artes-marciales

Si padeces ansiedad, o alguien de tu entorno sufre este trastorno, ya sabrás que una de sus características principales es que dispara un mecanismo de defensa ante un peligro que no es real, que por lo general sólo está en nuestra mente.

Esta agitación, en su origen, genera un aporte extra de energía que en la mayoría de las crisis no se libera, sino que permanece en nuestro interior y nos perjudica.

Y es precisamente en este punto donde las artes marciales vienen a constituir un excelente recurso para canalizar toda esta energía sobrante que se desperdicia.

Y te preguntarás: ¿Entonces, cada vez que sufra una crisis de ansiedad la solución es ponerme a dar patadas y puñetazos? Por supuesto que no. Se ha demostrado de forma científica que los beneficios de las artes marciales se generan a largo plazo; es decir, es la práctica continuada del entrenamiento la que aporta beneficios más estables y diversos. En concreto, en kárate, se sabe que a mayor grado o cinturón, lo que equivale a tiempo de práctica, la incidencia de la ansiedad en personas afectadas es menor.

Pero los beneficios de éstas prácticas milenarias no terminan aquí. El Taekwondo, el Chi Kung, el Tai Chi Chuan, el Kung Fu, karate, Judo, Jiu-jitsu, etc…  No son un tipo de deporte y nada más. Por su naturaleza constituyen un beneficio para la salud, y en especial para la salud mental.

Por qué las artes marciales reducen la depresión y la ansiedad

– Ayudan a la concentración, algo muy necesario en la ansiedad, donde la mente está dispersa debido a las preocupaciones. El practicante aprende a focalizar y centrar la mente en una tarea.

– Las prácticas orientales entienden los trastornos de salud como una alteración o bloqueo de las energías. En la ansiedad, esto es especialmente cierto. Uno de los objetivos de éstos deportes consiste en el manejo de las energías internas y externas del cuerpo.

– Las artes marciales se distinguen por la integración en el deporte del conocimiento de uno mismo y la mejora del autocontrol; por lo tanto no solo alivian los síntomas de la ansiedad, sino que también actúan en la causa, produciendo un beneficio permanente.

Por último, recuerda que las artes marciales también ayudan a forjar el carácter, aumentan la autoconfianza y enseñan a relajarse buscando un equilibrio perfecto entre cuerpo y mente.

Como comenta Huyn Seung Shin Ra, alias Daniel o maestro Shin, un reconocido profesor de artes marciales que ha sido testigo de un gran número de mejoras en trastornos de este tipo:

“No importa el título, el verdadero reconocimiento en las artes marciales es llegar a conocerse interiormente uno mismo”.

Esta entrada fue publicada Deporte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>