Como Evitar Que La Ansiedad Afecte A Tu Rendimiento

ansiedad-de-rendimiento

Todos sentimos ansiedad en algún momento u otro de nuestra vida. La ansiedad es una parte normal de ella. En realidad, puede ser una emoción útil a la hora de ayudarnos a hacer frente a situaciones estresantes. Otras veces, la ansiedad puede estar fuera de control e interferir con nuestra capacidad para funcionar normalmente en situaciones de estrés como cuando tenemos que afrontar un problema o terminar una tarea en poco tiempo.

Siempre tendremos razones para sentirnos ansioso, sucede en todas las edades. Los niños ante un examen, los bebés cuando se separan de sus madres y por supuesto los adultos, siempre tenemos muchas oportunidades de sentir ansiedad, ya sea por el trabajo, la situación económica, un romance o debido a que estamos siendo demasiado estrictos con nosotros mismos.

Para que la ansiedad no sea un obstáculo cuando quieras solucionar un problema, terminar una tarea o superar cualquier obstáculo que se te presente, quiero mostrarte 7 sencillos pasos que puedes llevar a cabo en cualquier momento para evitar que la ansiedad afecte a tu rendimiento:

1.- Lo primero es PARAR, tomarnos un momento para tranquilizarnos haciendo tres respiraciones profundas, alejando de nuestra mente por un momento la tarea o problema que tenemos entre manos. Tranquilo, no se irá a ninguna parte. Tenemos que frenar esa vorágine de pensamientos caóticos que estamos teniendo en esos momentos para poder pensar con claridad y no tomar decisiones precipitadas de las que luego nos podamos arrepentir. Si lo necesitas, puedes recurrir a alguna técnica de relajación para recuperar la calma.

2.- Definir exacta y específicamente cual es la tarea o problema que tenemos y escribirlo en papel. Es muy importante usar lápiz y papel aquí y no el PC u otro aparato electrónico, escribir ayuda a la mente a cristalizar una idea. Si por ejemplo tenemos que terminar un informe, no basta solo con escribir “terminar el informe”, tenemos que ser específicos. Si el informe es sobre las ventas de este trimestre, escribiremos “terminar informe de ventas para el primer trimestre del 2012”.

3.- Ver de cuánto tiempo disponemos. Tener este punto claro nos dará una idea clara de que acciones podemos o no llevar a cabo. Si, utilizando el ejemplo anterior, necesitamos unos datos del departamento de ventas para nuestro informe y  son las 18:00 y el informe tiene que estar terminado para primera hora de mañana, es muy poco probable que podamos obtener esa información a tiempo y haríamos bien tratando de buscar esa información por otros cauces. Saber de cuánto tiempo disponemos nos a ayudará a concretar las acciones más eficaces y productivas que nos llevarán al éxito.

4.- Haz una lista con todo lo que se te ocurra que puedes hacer teniendo en cuenta el tiempo del que dispones. No importa lo rara o absurda que te pueda parecer, escríbela en tu lista, justo debajo del enunciado que hiciste en el paso 2. No vas a tener que hacerlas todas, aquí lo estamos haciendo es descargar la mente de todas las ideas que tiene flotando.

5.- Ahora vamos a priorizar esa lista utilizando una simple pero muy poderosa pregunta: “¿Cuál de estas acciones me acerca a mas a (escribe aquí el enunciado del paso 2)?”  Con esta pregunta en mente, volveremos a repasar toda la lista que hicimos en el paso anterior hasta que una de esas ideas destaque por encima de las demás. Puede ser algo tan sencillo como mirar un antiguo correo o hacer una llamada de teléfono, lo importante aquí es decidir cuál de todas esas ideas nos acerca más a nuestro objetivo.

6.- Nos centraremos solamente en esa acción. Ya hemos dictaminado que esa acción es la más eficaz para llevar a cabo nuestra tarea así que vamos a poner todas nuestras energías y concentración en llevarla a cabo. Es increíble lo efectivo que nos volvemos cuando somos capaces de concentrar nuestras energías y atención en una sola cosa.

7.- Tacha esa opción de la lista y repite los pasos 5, 6 y 7 hasta terminar la tarea o resolver el problema que tenías entre manos.

Con estos sencillos pasos conseguirás primero relejarte y bajar los niveles de estrés y ansiedad que esa tarea o problema te está generando. Al definir qué es exactamente lo que tienes que hacer y de cuánto tiempo dispones, acotas el problema y te permite centrarte en lo que puedes hacer para solucionarlo. Se trata de evitar que la mente se colapse y disperse al no parar de pensar en todas las posibles opciones y consecuencias sin una dirección clara. Pon en práctica estos sencillos pasos la próxima vez que sientas desbordado por la ansiedad ante un problema o tarea y veras como tú rendimiento aumenta junto con la confianza y seguridad en ti mismo.

También Te Puede Interesar:

Esta entrada fue publicada Carrera Profesional, Desarrollo Personal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>