¿Como Te Hablas Cuando Tienes Ansiedad?

Nunca-Podre-Superar-Esto

Nos sentimos inferiores cuando nos comparamos con otras personas o situaciones que pensamos son perfectas, porque solo vemos lo más superficial y creemos tener menos recursos para conseguir lo que otros alcanzan.
Siempre encontraremos a alguien que haga mejor las cosas, más guapo, más rico, más exitoso y no por eso debemos sentirnos inferiores.
La comparación con otros, es inherente en el ser humano, es en realidad un gran motor de crecimiento si sabemos aprovecharlo para desarrollarnos y armarnos de nuevos recursos para lograr nuestros propósitos.
Si los utilizamos para quitarnos valor, entonces es nuestro peor enemigo, hablamos a nosotros mismos con frases como: “Yo nunca lo lograré”, “Soy negado para hacer esto o aquello”, “No puedo cambiar” solo consiguen hacernos sentir inferiores y con muy poca valía.
Es ahí donde sentimos que no tenemos control sobre nuestra vida, aparece la ansiedad con sus pensamientos negativos acerca de nosotros y empieza una cascada de síntomas que nos hacen sentir muy indefensos.
Aprendamos a crear nuevos conceptos de uno mismo, no busquemos fuera aquello que nos falta, intentemos buscarlo dentro de nosotros, eso hará que perdure y te dará la fuerza necesaria para sentirte una persona con valía.
De qué forma podemos empezar:
Diseña una imagen diferente de ti mismo. Busca dentro de ti las cualidades que tienes.
Crea tu propio almacén de suministros, con nuevos recursos y capacidades. Reconoce esas cualidades, todo aquello que haces bien, ponlas por escrito y recuérdalas todos los días.
Rompe con los viejos conceptos que tienes de ti, esos que solo te incapacitan. Hazte la firme promesa de no hablarte mal a ti mismo.
Apuesta por tus habilidades, esas que has utilizado un día y te dieron buenos resultados. Seguro que en muchas ocasiones has hecho algo de lo que te has sentido orgulloso porque han tenido un resultado estupendo.
Todos poseemos talentos que nos hacen especiales, pero casi nunca les prestamos atención. Dale valor a ese “don” que tienes, puede ser la cosa más simple, pero es lo que a ti se te da bien. Reconócetelo y nunca te avergüences de decirlo.
Recuerda que hay que empezar con pequeños cambios para que nos animen a seguir adelante.

Esta entrada fue publicada Desarrollo Personal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>