La Ansiedad Y El Apego

apego

Para explicar que es el apego voy a contaros un experimento que hicieron los psicólogos Harlow y Harlow (1962) para observar como se produce la conducta denominada apego. El experimento consistió en separar a 8 monos de sus madres a las 12 horas de haber nacido colocándolos en jaulas individuales con dos «madres», una de alambre y otra cubierta de felpa teniendo las dos un biberón de leche. Cuatro de estos monos lo tomaban de la madre de alambre y los otros cuatro de la cubierta con felpa. Los 8 ganaron peso por igual, pero su comportamiento fue diferente, a los 165 días todos los monos preferían a la madre de felpa. Cuando estaban asustados, se aferraban a ella y pasaban la mayor parte del tiempo abrazándola, demostrando que la alimentación y el contacto con la madre son necesidades distintas.

El apego es uno de los lazos afectivo más fuerte y duraderos que se crea entre un bebe y su madre o la persona que lo cuida. Esta conducta innata facilita la supervivencia ya que nos permite mantener cerca a un adulto cuando aún no somos capaces de valernos por nosotros mismos. Los niños sienten ansiedad por separación cuando se aleja su madre y rompen a llorar al haber perdido la figura del apego, pero en cuanto esta vuelve a aparecer, el niño se calma ya que vuelve a sentirse seguro. Cuando el niño tiene un vínculo estable y seguro con la madre, se siente protegido y con la confianza necesaria para explorar su entorno movido por la curiosidad, comenzando el aprendizaje de nuevas habilidades.

Es muy importante en el la formación del apego la sensibilidad y capacidad de los padres a la hora de entender las necesidades afectivas del niño. Mimarlo, acariciarlo, acunarlo, consolarlo, cantarle y sobre todo el tono de voz en el que le hablamos, son algunas de las experiencias que forman el apego entre nuestro niño y nosotros. Si pudiéramos recordar cuando nuestra madre nos decía  en un tono cálido «eres hermoso», mientras nos miraba llena de ternura, seguro que sentíamos cosas muy buenas acerca de nosotros mismos.

Cuando los niños tienen un relación afectiva sólida durante la infancia, suelen desarrollar cuando mayores relaciones armoniosas con amigos y compañeros de colegio, gozan de mayor autoestima y son más independientes y empáticos en su camino hacia la edad adulta. Teniendo en cuenta todo esto, prestémosles todo la atención que podamos a nuestros hijos dejando atrás las antiguas creencias como: “déjalo que llore, ya se acostumbrará” o “no lo cojas en brazos, lo vas a malcriar”. Deja que tu instinto te guíe y escucha siempre tu corazón, así tu hijo crecerá más feliz y lleno de posibilidades.

Ahora quiero mostrarte cuales son las 4 etapas del apego según un estudio que hizo Bowlby, J.(1985):

ETAPA DE PREAPEGO: (Nacimiento a 6 semanas)
El recién nacido responde a las caricias de los adultos, orienta la vista hacia las personas que lo cuidan y ya distingue la voz de la madre de otras personas, pero todavía no muestra conductas de apego.

ETAPA DE FORMACIÓN DE APEGO: (6 Semanas a 6-8 Meses)
El niño ya es capaz de distinguir a su madre del resto de las personas que lo rodean, le sonríe, balbucea, muestra más atención a sus movimientos y se muestra más tranquilo cuando es la madre quien lo tiene en brazos. En esta etapa su malestar es casi idéntico cuando se separa de su madre que cuando lo hace de otras personas.

FASE DE APEGO PROPIAMENTE DICHO. (6-8 Meses a 18 Meses-2 Años)
Las reacciones de ansiedad y enfado ante la separación de la madre son una muestra clara del apego que mantiene con ella. El niño tiene clara preferencia por la madre, pudiendo incluso rechazar el contacto con otras personas. Todas las accione que realiza (andar a gatas y manipular objetos) están orientada a conseguir que la madre este presente.

FORMACIÓN DE RELACIONES RECÍPROCAS: (A partir de los 18 Meses a 2 años en adelante)
La capacidad de representar mentalmente a la madre cuando no está y el comienzo del habla cambian la conducta del niño. Ya no siente ansiedad ante la separación porque la madre puede explicarle verbalmente que va a volver. Cuando se le explica claramente al niño el tiempo que va ha durar la separación y porque se va a producir, los hijos se quedan mucho más tranquilos.

Esta entrada fue publicada Padres e Hijos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>