Mi Primer Ataque De Ansiedad

testimonio-1

Aquí les dejo el testimonio de una paciente, a la que le doy las gracias de todo corazón, porque ha dado su permiso y ha querido compartir su experiencia contándonos como fue su primer ataque de ansiedad. Espero les sirva para ver que se puede salir de ese sufrimiento.

«Acabo de terminar un largo día de trabajo, deseaba irme a casa pero tenía que pasar por el supermercado para hacer la compra. Iba con mucha prisa, ya que tenía que llegar a casa a hacer la cena, metía rápidamente en el carrito los artículos que necesitaba, mientas iba pensando en todos mis problemas. De repente me doy cuenta de que ocurre algo extraño. Siento cómo mi corazón está empezando a latir  más deprisa y mi garganta a palpitar. Me quedo muy  sorprendida y mientras sigo con la compra, empiezo a sentir un extraño cosquilleo que sube por mi brazo, como si se me hubiera dormido. Nunca antes me había ocurrido algo así. Estoy confusa y empiezo a asustarme. “Algo no está bien”,  “Que me está pasando” “¿Sera que me está  dando un infarto? ¿Tal vez sea un derrame cerebral o puede ser un tumor?”

Comienzo a sentir que los músculos del pecho y del estómago están muy tensos y mi respiración empieza a ser cada vez más rápida y superficial. Miro al alrededor por si alguien se da cuenta de lo que le pasa y,  empiezo a sentirme mareada, “siento que me voy a desmayar”. El miedo se está apoderando de de mi y empieza a convertirse en pánico. Las sensaciones se intensifican  y empiezo a pensar que algo horrible está a punto de pasarme. Lo único que quiero es salir corriendo de ese lugar, dejo el carro lleno con la compra y busco la salida.

Al salir del supermercado me empiezo a sentir un poco mejor y a recuperar poco a poco el control de mi cuerpo a medida que los síntomas van desapareciendo. Pero, aunque se estoy más tranquila, mi cuerpo está temblando. Nunca me había sentido tan aterrorizada en toda mi vida,  jamás había perdido el control así. Llamo a mi marido y le explico lo que le que me ha sucedido, le pide que venga a buscarme para que me lleve al hospital.

Unas horas después, estoy tumbada en una cama de hospital, esperando los resultados de las pruebas que me han hecho. El médico me dice que no ha encontrado ninguna explicación física para lo que le ha ocurrido, mi corazón está en perfecto estado, y no hay signos de embolia o tumor cerebral, por lo que lo más probable  es que haya sufrido un ataque de pánico. Este diagnóstico me tranquiliza, ya sé que no es nada físico pero a la vez me deja muy confundida. “¿Un ataque de pánico?”.

Había oído hablar de eso, una amiga sufría ataques de pánico, pero nunca había comprendido realmente lo que eso significaba. Y jamás hubiera podido imaginar que pudiera ser algo tan aterrador como lo que acababa de pasarme

Al despertarme al día siguiente, empiezo a repasar los sucesos del día anterior. Me da la impresión de que todo había sido un sueño. A medida que pasa el día empiezo a dudar de los resultados de las pruebas médicas. Seguro que los médicos han pasado algo por alto, debe pasarme algo bastante más grave que un simple problema de ansiedad. Los días pasan y no puedo dejar de pensar en lo que me ha pasado en el supermercado. Todavía me encuentra algo asustada por ello y vivo con el miedo constante de que pueda pasarme de nuevo en cualquier momento. Por primera vez en mi vida, siento que no estoy segura fuera de casa.

En mi trabajo, me encuentro inquieta y me es imposible concentrarme, cuando estoy hablando con mis compañeros de trabajo, al mismo tiempo estoy pensando constantemente en mi problema. Temo que  pueda pasarme algo parecido en el trabajo y que todo el mundo piense que me estoy volviendo loca. Empiezo a imaginarme todo tipo de sucesos catastróficos, como que van  acabar encerrándome en un hospital psiquiátrico porque estoy perdiendo la cabeza o que me van a quitar la custodia de mis hijos porque ya no podré cuidar bien de ellos. Cada vez que pienso en cosas como estas, me da un vuelco al corazón. Sé que esto no ayuda, pero no puedo evitarlo. Los pensamientos angustiosos siguen apareciendo en mi mente sin que pueda hacer nada para detenerlos y cuanto más intento apartar esas imágenes de mi cerebro, con más fuerza reaparecen ante mis ojos.

Me han realizado más pruebas médicas, pero no detectan nada. Secretamente, tengo la esperanza de que me descubran algo para que pueda empezar a tratarme lo antes posible. Pienso que al menos podría centrar mis energías en solucionar un problema físico y tangible. Me han recetado medicamentos para la ansiedad que todavía no he tomado, lo hará si vuelvo a sentir los comienzos de un nuevo ataque de pánico.

Mi vida cambio dramáticamente desde ese día. Me da miedo ir a sitios cerrados o con aglomeraciones, viajar, quedar con los amigos, incluso para salir de casa tengo que hacer un gran esfuerzo. Mi marido es muy paciente conmigo, pero está empezando a perder los nervios y solo quiere que vuelva a ser la misma de antes. Le cuesta  creer que esa persona tan segura de sí misma con la que se casó se haya convertido de repente, sin ninguna razón  aparente, en una persona insegura y llena de miedos.

Durante varios  meses continúe con los ataques de pánico y la ansiedad generalizada por lo que decidí buscar una solución  para mi problema.

Como todos los que sufrimos ansiedad, empecé a buscar por internet y descubrí una página  que me inspiró confianza, llame para pedir una cita, necesitaba ayuda con mi ansiedad.

Aprendí rápidamente cómo eliminar los ataques de pánico y esa sensación de ansiedad fue gradualmente desapareciendo. Mi cuerpo y mi mente se recuperaban poco a poco. Regresó mi antigua confianza en sí misma y, poco tiempo después, he vuelto a la normalidad.

Solo puedo decirte: “Gracias Patricia”, por tu cariño y cercanía, por tu tiempo fuera de consulta y sobre todo, por ayudarme a recuperar mi vida y volver a ser la de antes».

Esta entrada fue publicada Psicología.


2 respuestas a Mi Primer Ataque De Ansiedad

  1. Humberto dijo:

    Por favor ayudenme, tengo 32 años y pase un ataque de ansiedad en un taxi y luego en la universidad y tengo miedo de salir de casa y que me de un infarto por las sensaciones que tengo. Me siento mal ya baje 5 kg no se que hacer

    • Hola Humberto, si sufres ataques de pánico, lo que más te va ha ayudar es hacer respiraciones profundas, para que estas tengan efecto en tu sistema nervioso, hay que hacerlas todos los días; elije un momento del día para realizar unas 5 respiraciones un par de veces al día, si lo haces durante 10 días sin fallar ni uno solo, empezarás a notar los resultados. Si no tienes el hábito de respirar bien, es muy difícil hacerlo durante una crisis de ansiedad. Esto es para calmarla, pero recuerda, que detrás de la ansiedad se esconde algo a lo que te da miedo hacerle frente y hay que descubrir que es.
      Un abrazo, Patricia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>