Por Qué Anticipar Nos Provoca Ansiedad

anxiety

Estas tranquilo sentado en tu sillón, sin nadie en casa. Empiezas a pensar en el mañana, de pronto sin esperarlo, tu corazón da un vuelco, empiezas ahogarte, te entra el pánico, racionalmente sabes que no vas a morirte  aunque emocionalmente sientes que la muerte está en el siguiente minuto.

Ahora tu mente se llena de miedo, ¿Qué es lo que me ha pasado?, ¿Cuándo me volverá a pasar? , ¿Tendré curación?.

Lo que acaba de sucederte  es lo que se llama ansiedad anticipatoria. La anticipación, tiene que ver con imaginar el futuro, es una profecía autocumplida.

Por ejemplo: Anticipar que va a ser horrible el viaje en metro que tienes que hacer en unos días, en el estado de ansiedad que te encuentras, en un vagón lleno de gente,  te da mucho miedo volver a sentir esos síntomas en un lugar donde te sientas desprotegido.

Llega el día que tienes que tomar el metro, estás en el tren y te acabas de sentar. Ha sido un día muy largo; estás cansado y cierras los ojos. Suena el silbato y las puertas se cierran ruidosamente. Un pensamiento aterrador aparece de repente en tu mente:

¿Qué pasa si sufro un ataque de pánico en el tren? ¿Cómo lo superaré? ¡No tendré manera de salir!

Ya notas cómo empieza. Sientes punzadas en el pecho, te cuesta respirar y te das cuenta de que tu ritmo cardíaco está aumentando. Miras rápidamente a tu alrededor y piensas: “Seguro que  la gente me mirara y notarán mi miedo”. ¿Hay alguien que conozca que pueda ayudarme?. Empiezas a experimentar los primeros síntomas de un  ataque de pánico.

Confirmado, según lo que hemos pensado, todos nuestros temores acaban siendo realidad. “Si me hubiese quedado en casa me habría evitado un día horrible, de taquicardias, ahogos, sudores…” Así la próxima vez decides quedarte en casa, la profecía se ha cumplido.

Para romper este mecanismo puedes usar una de estas técnicas:

Parar el pensamiento: en cuanto empecemos a imaginar situaciones horrible, decir en voz alta “PARA”!!!  y darnos un pellizco para detener el circulo de ideas catastróficas,

Visualizar el enfrentamiento a situaciones temidas de manera positiva: Imagínate a ti mismo en la situación temida pero esta vez afrontándola con serenidad y donde nada malo sucede.

Preguntarse qué hay de realidad y de fantasía en nuestras predicciones:

¿En qué me baso para pensar que eso sucederá?

¿Qué es lo peor que podría suceder si se diera esa situación?

¿Se podría hacer algo si ocurriese?

Recuerda siempre, que tú tienes el poder para cambiar tus pensamientos, no la ansiedad.

Esta entrada fue publicada Psicología.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>