Que La Ansiedad No Te Quite El Sueño

ansiedad-dormir

Son las 3:00 de la mañana, doy vueltas de un lado para otro en la cama y por más que lo intento no consigo quedarme dormido. Estoy inquieto, algo me preocupa, exploro en mi cabeza todas las posibilidades, las consecuencias y cuando he terminado vuelvo a empezar. No importa las vueltas que le dé, nunca estoy satisfecho. Miro el reloj, las 4:15, sólo me quedan tres horas para conciliar el sueño y descansar antes de irme a trabajar. Sólo de pensarlo me entra todavía más ansiedad, “Estaré agotado todo el día” o “No rendiré en el trabajo” son algunos de los pensamientos que no hacen más que aumentar mi ansiedad impidiéndome dormir. Al final consigo dormirme, la última vez que miré el reloj eran las 5:35, no debo haber descansado más de dos horas. Me siento agotado, drenado de energías mientras me encamino al trabajo.

Durante los nueve años que sufrí ansiedad, esta situación se repetía una y otra vez cada noche. Era frustrante, por más que intentara relajarme y conciliar el sueño, mi cabeza no paraba de dar vueltas. Fue por casualidad, cuando estaba leyendo un libro de productividad en el trabajo (Organízate con eficacia de David Allen) que encontré la raíz del problema. En el explicaba que la razón por la cual nuestra mente no es capaz de dejar de pensar en algo es porque no se fía de que lo vallamos a recordar. Nuestra cabeza no es la mejor agenda que podamos tener, al contrario, en el sentido estricto de lo que a planificación se refiere, es bastante limitada.

Si, por ejemplo, tenemos que enviar el martes que viene un informe de vital importancia a nuestro jefe, nuestra mente nos estará continuamente recordando este hecho para asegurarse que no nos olvidamos de ello. Si no hacemos nada más que intentar recordarlo, nuestra mente no puede relajarse y sentir que tenemos todo bajo control. Sin embargos, si ponemos por ejemplo una alarma en el móvil para que el lunes nos recuerde que al día siguiente tenemos que enviar el informe, la mente puede entonces relajarse porque ya sabe que tenemos esa tarea bajo control.

Pero a veces, la tarea que tenemos entre manos no es tan sencilla. Puede que tengamos que hacer la declaración de la renta y hasta que no acudamos a la agencia tributaria a resolver nuestras dudas no sabremos si nos saldrá a pagar o no. Cuando nos encontramos ante una situación donde el resultado final depende de una tercera persona, lo importante es centrarnos sólo en el siguiente paso. En el ejemplo anterior, si nos agobia que la declaración nos salga a pagar y hasta que no vallamos a hacienda no sabremos la respuesta, lo importante es no darle vueltas a todas las opciones posibles. Las posibilidades que nuestra mente es capaz de generar son infinitas, así como las posibles consecuencias. Recuerda que dependemos de una tercera persona y es imposible adivinar que nos dirá o cómo reaccionará.

En este caso, tu mejor arma es tomar una decisión y dejarlo ahí. Si te preocupa que la declaración te salga a pagar y el siguiente paso es ir a hacienda a preguntar, no le des más vueltas hasta que hallas dado ese paso. No intentes imaginar que harás o qué pasará si ocurre  esto o aquello, te volverás loco. Toma una decisión de cuál será el próximo paso y una vez dado reevalúa tus opciones. Decir y tomar una firme decisión de que vas a hacer sobre algo que te preocupa, libera a la mente de tener que estar barajando opciones. Recuerda, es imposible adivinar cuál será la reacción de otra persona, así que ¿Para qué intentarlo?. Estos pequeños trucos fueron los que a mí más me sirvieron para lograr dormir como un angelito por las noches y levantarme fresco y lleno de energía por las mañanas.

En conclusión, cuando algo te quita el sueño, primero localiza que es lo que te preocupa. Después toma la decisión de cuál será el siguiente paso que tomarás y nada más. Céntrate sólo en ese paso, si puedes hacerlo inmediatamente, adelante hazlo, sino apúntalo en tu agenda o en móvil y hasta entonces no le des más vueltas. Ahora te pregunto, a ti ¿Qué te quita el sueño?

También Te Puede Interesar:

Esta entrada fue publicada Salud.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>