Que Podemos Hacer Si Pensamos Que Nuestro Hijo Tiene Ansiedad

ansiedad-nino

Hay varias cosas que podemos hacer para detectar ansiedad en los niños, pero la más importante es saber escucharlos. Cuando el niño se acerque para contarte algo, préstale toda tu atención, deja a un lado lo que estabas haciendo para poder observar su lenguaje no verbal y las emociones que transmite. Observa como mueve las manos, la posición de su cuerpo y su mirada, eso te dará mucha información para saber si tu hijo esta angustiado por algo.

Evita comentarios del tipo «no digas tonterías», «ya no eres un niño», o «ya se te va a pasar», eso no le ayuda, al contrario, solo conseguirás que se sienta rechazado. La manera más rápida para fomentar la confianza con nuestros hijos y que nos cuenten sus temores es preguntarles con interés verdadero. Hay que tomar en serio el miedo de los niños. Cuando están asustado, sufren las mismas manifestaciones que un adulto: palpitaciones, opresión en el pecho, dificultad para respirar, sudores y sensación de debilidad o cansancio.

Podemos sospechar que el niño tiene un problema de ansiedad cuando se presentan de forma repetitiva alguna de las siguientes situaciones:

  • Tiene problemas de aprendizaje en el colegio.
  • Siente miedo a ciertas situaciones, como realizar actividad nueva.
  • Se relaciona poco con otros niños y prefiere estar solo.
  • Evita todo tipo de competiciones, ya sean deportivas o lúdicas.
  • Tiene pesadillas o terrores nocturnos.
  • Comete errores que en otro momento serían impensables o tiene pensamientos negativos del tipo «no puedo».
  • Presenta síntomas como, respiración acelerada, necesidad de ir al baño con frecuencia, sudores, temblores, dolores de estómago o náuseas.

Muchas veces no somos conscientes que nuestra ansiedad se la transmitimos a nuestros hijos, ellos notan nuestra tensión y se sienten más inseguros, sin olvidar, que algunas conductas se aprenden solo por observación. Si ven que somos capaces de mantener la calma en situaciones complicadas o que demandan mucho estrés, aprenderán a gestionar sus contratiempos de igual manera.

Ayudémosles generándoles confianza en ellos mismos, felicitándolos cuando superen obstáculos o resuelvan solos sus problemas sin reprimir sus iniciativas. Los niños que expresan lo que siente sin ser juzgados, ven  reforzada su autoestima y si sienten que se les quiere incondicionalmente, tiene muchas menos  probabilidades de sufrir ansiedad.

También Te Puede Interesar:

Esta entrada fue publicada Padres e Hijos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>