Por Que Tengo Ansiedad


Hemos cambiado el miedo a los leones por el miedo a marearnos, a los lugares cerrados con mucha gente, a volar, imaginar catástrofes o pensar que tenemos una enfermedad, esos son peligros que detecta nuestro mente como PELIGROS!. Es por eso que debemos darle tiempo a nuestro cerebro para que analice la situación y detecte que no hay un peligro real.

El miedo y la preocupación son el núcleo de la ansiedad. Las personas que la sufren tienen una gran facilidad para preocuparse por casi cualquier “problema” que la vida cotidiana les presenta, resultando muy difícil controlarlo. Ser una persona responsable y vivir siempre preocupado, no son sinónimos. Ser “muy responsable” parece significar estar permanentemente corriendo para cumplir con todo, siempre pensando y “preocupándote” por los demás, intentando  resolver todo lo mejor posible. Vamos encontrando razones de qué preocuparnos: los estudios, el trabajo, la relación de pareja, la economía familiar, las tareas domésticas, hasta salir a divertirse se convierte en un agobio y si cuando aparece un imprevisto nos centramos en imaginar el peor resultado posible, la ansiedad no tardará en aparecer.

Otro factor importante a tener en cuenta es el miedo, como emoción nos alerta y permite afrontar peligros reales, pero, cuando supera cierto umbral, nos bloqueamos y somos incapaces de reaccionar, nuestra vida empieza a limitarse condicionada por el miedo a salir, a que nos mareemos, que nos de un ataque de pánico, empezamos a tener pensamientos catastróficos acerca de nuestra salud, o pensando que podemos hacer daño a nuestros seres queridos, vamos creando historias dramáticas sobre nuestro futuro que solo consiguen aumentar nuestra ansiedad.

No nos damos cuenta de que el miedo es en gran parte una creación de nuestra mente. ¿Cómo has llegado a dominar tan bien el crear pensamientos catastróficos? si ese mismo esfuerzo lo utilizaras para realizar un deporte o algo artístico, seguro que serias excelente.

Para que nuestro miedo no nos juegue malas pasadas, hay que  aprender a distinguir lo que es POSIBLE de lo que es PROBABLE. En realidad, todo es posible. Podemos perder el trabajo, suspender un examen que llevamos bien estudiado o que nuestros seres queridos tengan un accidente... Todo es posible pero, no todo es probable. Depende del enfoque que le damos a los acontecimientos, nadie puede predecir el futuro, pero si quieres imaginarlo, porque no hacerlo con algo positivo.

Para terminar quiero explicarte brevemente que ocurre en nuestro cerebro cuando sentimos ansiedad. La parte del cerebro que nos interesa para entender la ansiedad es la zona límbica y más específicamente, una estructura llamada AMÍGDALA (no confundir con las de la garganta). Ahí están almacenadas todas nuestras emociones como la rabia, el amor, el deseo, la felicidad y también la ansiedad. Una de sus principales funciones es la de vigilar. Si nota el más mínimo indicio de peligro, dispara la alarma y envía mensajes de miedo a distintas partes del cerebro, activando el proceso de la  ansiedad. Sube la adrenalina, nos late el corazón más deprisa, empezamos a sudar y los músculos se tensan. Este sistema no es capaz de pensar ni razonar, actúa directamente sobre la información que recibe de nuestros sentidos y si en algún momento recibe una señal que coincida con un peligro pasado, dispara la alarma en forma de ansiedad.

Es por eso que a muchas personas se les presenta de improviso, me comentan, “Estaba viendo la televisión tranquilamente y de repente, y sin ninguna causa, empecé a no poder respirar, temblaba y un sudor frío recorría todo mi cuerpo”
“Iba conduciendo y de repente, me empecé a marear, sentí espasmos musculares en todo el cuerpo y una sensación de pérdida del control”, pero, ¿qué relaciono tu cerebro con lo que aparecía en la tele? o ¿qué asocio nuestra mente mientras conducías?.
Es como esa canción que te transporta, bastan las primeras notas para que despierten en nosotros recuerdos y emociones olvidadas desde hace años.

Con la ansiedad hemos olvidado el suceso pero no la emoción, de ahí el impacto que provoca cuando de forma inconsciente, algo nos transporta a ese acontecimiento de nuestra vida y empezamos a angustiarnos, por eso es importante descubrir que fue lo que realmente acontecía en ese momento de tu vida, para así volver a tener una vida sin ansiedad.

Ahora ya estás preparado para entender un poco mejor que es lo que está provocando  ansiedad en tu vida y recuerda que si tienes cualquier duda, puedes pasarte por la sección de contacto y yo personalmente responderá a cualquier duda que tengas.


Terminos Y Condiciones